Virabhadrasana II

Virabhadrasana II es una de las posturas mas importantes en el grupo de las asanas de pie y nos enseña las acciones clave que vamos a necesitar conocer para el gran repertorio de posturas que practicamos en las series de Vinyasa Yoga. Hace algunas semanas abordamos su postura hermana; Virabhadrasana I conociendo los orígenes de esta familia de asanas y la potente historia mitológica que las rodea. La palabra Vira, alude al héroe o guerrero mitológico y al practicar estas posturas aprendemos a mantener la firmeza, aumentando nuestra fuerza y determinación.

El dominio de las posturas de pie prepara al alumno poco a poco para las posturas avanzadas, por eso en mis clases, hago tremendo hincapié en trabajar con estas asanas que nos introducen en el maravilloso mundo del alineamiento. Muchas veces observo en los alumnos, el efecto tan empoderador que se obtiene al practicarlas, adquiriendo con su repetición la consistencia y refinamiento del cuerpo que indican verdaderamente si un practicante tiene buen nivel o no en las asanas.

En la disciplina del yoga siempre estamos realizando las posturas una y otra vez; indagando, trabajando con nuestras inercias y tendencias inconscientes y logrando expresar poco a poco la elegante presencia que es lo que diferencia el Asana del realizar posturitas. Si tengo que elegir tres asanas para trabajar el primer año con mis alumnos principiantes, estas son sin duda Virabhadrasana I nuestra postura de hoy, Uthita Parsvakonasana y Uthita Trikonasana. Si todavía no las practicas, te animo a darte una vuelta por el blog y conocerlas.

 

La postura del Guerrero I

 

Beneficios:

  • Fortalece las piernas, las rodillas y tobillos.
  • Alarga y refuerza la columna vertebral, aliviando el dolor de espalda.
  • Tonifica el abdomen y reduce la grasa alrededor de las caderas y de la cintura.
  • Abre el pecho, los pulmones y los hombros.
  • Desarrolla en general la fuerza, la elasticidad y el equilibrio.
  • Es terapéutica para la osteoporosis, y favorece la digestión.
  • Ayuda a aliviar la depresión y el cansancio.

Contraindicaciones:

  • Diarrea.
  • Presión arterial alta.
  • Problemas de cuello: no girar la cabeza.
  • Trocanteritis.
  • Ciática: en este caso se puede girar mas de 90º el pie delantero.

Realizar la postura

  • Con los brazos en cruz, separa las piernas entre 130cm y 150cm, girando ligeramente hacia dentro el pie izquierdo, y 90º hacia afuera el pie derecho. Alinea el talón del pie de delantero, con el arco del pie de atrás.
  • Espirando flexiona la pierna derecha hasta formar con ella un ángulo de 90º, manteniendo la pierna de atrás firmemente estirada.
  • Extiende hacia arriba la columna vertebral y los costados del tronco, y estira activamente ambos brazos.
  • Lleva la mirada por encima de la mano derecha, mirando con determinación hacia el frente.
  • Mantén la postura durante 20-30 segundos, respirando con normalidad e inspira para salir de ella.

Claves técnicas:

  • Pierna adelantada formando un angulo recto, con la tibia perpendicular y el fémur paralelo al suelo. La rodilla debe mantenerse siempre en la vertical del talón sin sobrepasarlo, un error muy típico en los principiantes. Presionar el talón contra el suelo y estirar activamente la cara interna del muslo, apretando el glúteo hacia dentro.
  • Pierna de atrás firme y estirada, elevar el tobillo interno y presionar el borde externo del pie hacia el suelo.
  • Tirar hacia dentro del cóccix levantando las caderas y elevando el tronco desde las ingles enérgicamente hacia arriba.
  • Mover hacia abajo la parte posterior de los hombros incrementando la extensión de los brazos, especialmente en la cara interna e inferior de los brazos.
  • El torso debe mantenerse vuelto hacia el frente, evitando adelantar el hombro y costado contrario a la pierna flexionada.
  • Al mirar hacia delante mantener ambos lados del cuellos estirados por igual.

 

¡Practica, practica practica!

Conoce tu cuerpo y cosecha los beneficios de la práctica de asanas. Tal y como recomendaba con Vira I te animo a trabajar esta postura con dos o tres claves de las que te he dejado aquí, y realizar mas repeticiones manteniéndola menos tiempo. Esta asana puedes complementarla muy bien con Adho Mukha Svanasana, entre repeticiones, disfrutando del gran beneficio para la espalda al combinarlas.

Cuéntame tus dudas y dificultades mas abajo en los comentarios. Si deseas estar al día de estos y otros contenidos destacados te animo a suscribirte a mi newsletter, aquí abajo. Recursos interesantes para construir una práctica personal de yoga en tu bandeja de entrada cada semana. Gracias por compartir este post con otros amigos del yoga a quien creas les puede interesar. ¡Hasta el siguiente post!

 

Namasté 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario. Si continúas navegando aceptas su uso y también nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest