En esta serie de posts vamos a abordar un interesante aspecto de la práctica del Vinyasa Yoga que lo distingue de cualquier otra disciplina de perfeccionamiento del cuerpo. Se trata de los bandhas, una de las técnicas del yoga profundo que podemos incorporar a medida que dominamos el arte de las asanas y hemos integrado lo suficiente el alineamiento anatómico, como para desarrollar un enfoque mas introspectivo en nuestra práctica.

El término Bandha se suele traducir a menudo como sello o candado y al explorar esta técnica interna del yoga, la frontera que separa el aspecto fisiológico del energético se hace muy delgada. Podemos cosechar grandes beneficios mediante la activación de estos sellos tanto a nivel del cuerpo físico como sutil.

 

Que son los Bandhas

Los bandhas, son una serie de ajustes de nuestra musculatura involuntaria que proporcionan fuerza física y control muscular, además de una buena sujeción de la columna vertebral y estabilización en las asanas, desde el núcleo del cuerpo.

Tradicionalmente se reconocen tres bandhas principales y en este primer artículo os voy a hablar del primero, uno de los mas importantes:

  • Mula bandha: absorbe el suelo pélvico y el perineo hacia arriba y adentro, estabilizando el sacro y las piernas.
  • Uddyyana bandha:  estabiliza y alarga el abdomen y la columna vertebral, succionando el plexo solar (retraer el vientre) para elevar los pulmones ampliando así la región torácica.
  • Jalandhara bandha: cierre de la glotis, a nivel de la garganta que ralentiza la respiración y la hace mas audible.

 

El corazón de las prácticas del Vinyasa Yoga son los bandhas, y cuando están bien integrados con la respiración ujjayi se consigue esa alquimia interna que genera en el cuerpo un calor transformador. Esto puede marcar la diferencia entre una práctica que nos deje agotados o una sesión que nos renueve, nutra y recargue de vitalidad.

La práctica de yoga con bandhas, tiene como fin generar un sello con el que contener la energía, haciendo posible que se redistribuya el prana, por la compleja red de nadis o canales energéticos del cuerpo sutil. Los bandhas sujetan y estabilizan la musculatura y al cultivarlos en nuestra práctica de asana y vinyasa interiorizamos profundamente nuestra conciencia, logrando transformar la actividad de nuestro sistema nervioso.

Los bandhas son el sello distintivo de las prácticas dinámicas de yoga. Especialmente en el estilo tradicional de Mysore, en las series de Ashtanga Vinyasa Yoga, mula y uddiyana bandha se mantienen a lo largo de toda la práctica de las asanas. En  otras escuelas del yoga sin embargo, los bandhas se practican mas bien acompañados con los ejercicios de respiración y como sellos o mudras de meditación. Aprender a controlarlos, incrementa el flujo del prana y al integrarlos en la postura y la respiración:

“El asana se revela desde nuestro cuerpo interior, y el cuerpo exterior refleja lo que se ha creado dentro”

John Scott

Ashtanga yoga

 

Mula Bandha

Mula Bandha es el cierre raíz y consiste en la elevación de los músculos del suelo pélvico. Al aplicarlo durante asana y vinyasa te hará sentir mas ligero, tanto física como mentalmente. Con Mula Bandha activo la corriente de energía pránica se levante desde el primer chakra hacia arriba a lo largo de la médula espinal. Esta acción elevadora de lo que se conoce como suelo pélvico es responsable del apoyo muscular interno del los órganos inferiores y del aparato digestivo.

 

Al principio, la mejor manera de explorar éste bandha puede ser con algunas posturas estáticas, como Virabhadrasana II. Personalmente siento que mis alumnos pueden explorarlo con mas facilidad en Prasarita Paddotanasana o Baddha Konasanana. En el contexto del movimientos en los vinyasas, Mula Bandha se revela al final de la exhalación, cuando los pulmones se han vaciado del todo, pero se aplica durante todo el ciclo respiratorio. Su acción elevadora, desplaza hacia dentro y hacia arriba toda la región genital y el perineo, e incluye la contracción suave de los músculos del esfinter anal.

Mula bandha es escurridizo, difícil de tenerlo activo todo el tiempo, pero nos provee la energía necesaria para conseguir una base de apoyo firme para nuestras asanas de pie, incluidos los equilibrios sobre las manos. Es un sello de seguridad que protege nuestra espalda y estabiliza la base de la columna vertebral, y al activarlo de manera sutil produce una relajación en el cerebro que recorre la espina dorsal.

 

El  perineo está compuesto por dos triángulos unidos por una línea que separa los dos isquiones (los huesos de las nalgas) el uno del otro. En el centro del suelo pélvico se sitúa el tendón central del perineo, el cual elevamos y absorvemos hacia arriba y hacia dentro mediante el cierre de Mula Bandha.

Al principio es posible que notemos los músculos de ésta región bastante débiles, nos cuesta mantener la contracción y mucho mas sostener el bandha en el movimiento de los vinyasas. Poco a poco, y con la práctica, a medida que vayamos ganando confianza y dominemos el aspecto anatómico de las asanas, podremos dirigir deliberadamente la atención a Mula Bandha, trabajarlo y fortalecerlo.  Lleva mucho tiempo integrarlo con la respiracióny el movimiento, y en el domino de los bandhas se diferencia la práctica de un principiante de una práctica de nivel avanzado.

 

Como explorar Mula Bandha

  1. En una postura cómoda, tumbada o de pie, respirando con normalidad, contrae todos los músculos del suelo pélvico, y ve poco a poco soltándolos. Contrae y relaja varias veces para despertar esa conciencia en el suelo de la pélvis.
  2. Manteniendo tu postura cómoda y una respiración suave, ahora intenta aislar la musculatura, contrayendo solamente los músculos del ano, situados en la parte posterior del suelo pélvico, y soltándolos después poco a poco. Contrae y relaja varias veces.
  3. En una postura cómoda, tumbada o de pie, respirando con normalidad, contrae ahora los músculos urogenitales, situados en la parte de alante del suelo pélvico, (es la musculatura con la que solemos cortar el pis). Contrae y relaja gradualmente, hazlo varias veces.
  4. Mula Bandha: recoge y eleva el tendón central del perineo, sin generar una excesiva contracción en los músculos del suelo pélvico. El esfinter del ano se estrecha suavemente, sin contraerse, como consecuencia de la acción del bandha, y la parte inferior del abdomen se activa y aplana con suavidad, manteniendo un ligero tono en la musculatura delantera del suelo pélvico. Despertar Mula Bandha en el perineo estabiliza el sacro, y no debe de generar tensión ni excesiva contracción en el suelo pélvico aunque al principio para sentirlo así sea. La acción es sutil y refinada, y con ella el perineo se recoge y absorbe hacia arriba y adentro con suavidad.

 

Espero que el post de hoy haya resultado de tu interés. En la siguiente entrega de esta serie, hablaremos de Uddiyana Bandha, el cierre o retracción del abdomen que nos sirve para estabilizar en núcleo del cuerpo en las asanas. Si te apetece seguir indagando, no te pierdas mi artículo sobre La Respiración Ujjayi en el Vinyasa Yoga, así como el de Los Pancha Vayus, en el que se describe las cinco principales energías que fluyen en nuestro cuerpo, de acuerdo a la perspectiva del yoga.

Si te ha gustado este artículo, puedes compartirlo en tus redes, con otros amigos del yoga a quien les pueda interesar. Y si deseas estar al día de estos artículos y otros contenidos destacados en tu bandeja de entrada, te animo a suscribirte a mi newsletter aquí abajo.

Namasté

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario. Si continúas navegando aceptas su uso y también nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest