En esta serie de artículos estamos haciendo un recorrido a través de las diferentes funciones y estructuras del organismo, para entender como actúan las técnicas del Yoga a nivel terapéutico en nuestro cuerpo. En los anteriores posts hemos ido dando una vuelta por el sistema musculo-esquelético, el sistema nervioso o el corazón entre otros. Vamos a detenernos aquí en los pulmones, el sistema digestivo e inmune para entender como lograr un funcionamiento óptimo de estos órganos, a través de las prácticas de yoga. Aqui puedes consultar los anteriores posts:

 

Los beneficios del Yoga para el sistema respiratorio

 

Cuando practicamos Asanas, Pranayama y Vinyasa de manera regular, la caja torácica y los pulmones comienzan a abrirse y se restablece la capacidad de respirar en profundidad. Como consecuencia, se favorece el intercambio gaseoso y la oxigenación de las células, y todos los tejidos que se renuevan. Es por esta razón que tras una sesión intensa de práctica, conectamos con esa sensación tan revitalizante. A nivel energético experimentamos una recarga de Prana, término yóguico que se refiere a la energía vital, que vuelve a circular por el cuerpo sin restricciones.

Algunas posturas de yoga expanden el pecho, fortaleciendo el sistema respiratorio. Otras liberan el diafragma de tensiones, así como la musculatura intercostal. Con la práctica regular, los pulmones débiles o enfermos se fortalecen y la respiración superficial va cambiando por una respiración lenta, profunda y regular. Las afecciones pulmonares pueden abordarse con posturas reconstituyentes que facilitan poco a poco la apertura, flexibilidad y expansión de la caja torácica. Además, la respiración celular que se estimula, tras varios minutos practicando Vinyasa conscientemente, genera fuentes de energía que sostienen la actividad muscular durante la práctica de las Asanas.

El Yoga transforma nuestros patrones de respiración inconscientes, actuando directamente sobre el sistema nervioso autónomo, lo cual ayuda a estabilizar nuestra reacción frente al estrés. La regulación de la respiración es uno de los fundamentos de esta disciplina, y puede aportar un gran beneficio en afecciones como el asma o la bronquitis. Si deseas saber mas sobre este tema, consulta mi artículo sobre el Pranayama, la Ciencia de la respiración en Yoga.

 

Beneficios del yoga para el sistema inmune

 

La salud del sistema inmunológico y su habilidad para protegerse de la enfermedad, va a depender de como trabaje en sinergia con el sistema nervioso y el sistema endocrino, los cuales hemos visto en el artículo Los Beneficios del Yoga Parte 2.

Desde la perspectiva holística del Yoga, lo que hace que el organismo enferme tiene que ver tanto con la respuesta inmunitaria, como con el equilibrio nervioso y emocional. Nuestro cuerpo físico, recibe señales de nuestro ser emocional. El agotamiento y el estrés constante, así como la contaminación atmosférica y un estilo de alimentación debilitante, afectan enormemente a la capacidad del organismo para combatir la enfermedad. Se trata de un proceso complejo que desencadena un gran desequilibrio. La vigilancia inmunológica puede entonces desconectarse, provocando una apertura para que entren los virus y bacterias en el cuerpo.

El Yoga y su disciplina hermana, el Ayurveda nos plantean un enfoque sobre la salud fundamentalmente preventivo. Una práctica de yoga inteligente y personalizada, así como severos cambios en nuestros hábitos de alimentación y el descanso, pueden devolver poco a poco el equilibrio.

Nos interesa mejorar el riego sanguíneo de las glándulas endocrinas, con la práctica de las posturas de inversión, calmando especialmente a las glándulas suprarrenales, agotadas por el constante bombeo de adrenalina. En este sentido es la Terapia de Yoga personalizada por un profesor experimentado, la que con mas probabilidad pueda traer mejoría en este tema que hablamos aquí de manera muy generalizada. Basta decir que las asanas, el pranayama y la meditación ayudan a recuperar la fuerza y restablecer el descanso, especialmente si enfocamos la terapia con sesiones reconstituyentes.

 

Beneficios del Yoga para el sistema digestivo

 

Desde la visión del Yoga y el Ayurveda, un tracto digestivo sano es la clave para el bienestar del organismo y la comida ingerida se convierte en tejido corporal. Por lo tanto nos interesa recibir una nutrición de calidad y disfrutar de una óptima función digestiva y buena asimilación. La Alimentación Energética que se propone, es de vital importancia para el yogi que quiera sinceramente progresar en esta filosofía de vida.

“Que el alimento sea tu medicina, y que la medicina sea tu alimento.”

Hipócrates

En cuanto a la práctica, el efecto de compresión que algunas de las posturas de yoga ejerce sobre el abdomen, permite que las vísceras y órganos internos mejoren su funcionamiento, gracias al poderoso masaje que se realiza sobre ellas. Es por esta razón que se recomienda realizar la sesión de yoga, habiendo dejado pasar al menos 2/3 horas tras la última comida.

Una práctica completa de asanas exprime las sangre estancada de los órganos, para luego irrigarlos con sangre nueva oxigenada, que refresca y estimula los tejidos, mejorando su función fisiológica. Las posturas de torsión por ejemplo, ejercen un efecto detox y estimulan la movilidad peristáltica del intestino, mejorando su función en casos de estreñimiento. Otras asanas reclinadas, practicadas con soportes, levantan el diafragma y proporcionan una sensación de espacio que alivia las digestiones pesadas. Las posturas de pie y los vinyasas del Saludo al Sol, nos plantean una práctica vigorizante que estimula el fuego de la digestión y mejora la eliminación. Diferentes movimientos de inclinación en las asanas tonifican el hígado y la vesícula biliar, así como el bazo y el páncreas. Y las posturas invertidas, que como ya sabemos son enormemente beneficiosas para casi todo, le dan un respiro a los órganos, sólo por el efecto de revertir la gravedad. Por supuesto puede haber contraindicaciones médicas que debemos conocer para construir una práctica inteligente y equilibrada.

“Las fuerzas naturales de nuestro interior, son las que de verdad curan la enfermedad.” 

Hipócrates.

Yoga, una Ciencia y Arte de Vivir

Espero que este post haya resultado de tu interés. Me encanta profundizar en este tema tan amplio y por el que la mayoría de las personas se suman cada vez mas a la esterilla. Sencillamente acudimos al Yoga porque buscamos sentirnos mejor. Es un placer para mi sumergirme en el estudio para traerte este material fresco, acerca de toda una Ciencia y Arte de Vivir que me sigue entusiasmando conocer. Como siempre, si te ha gustado este artículo, puedes compartirlo en tus redes, con otros amigos del yoga a quien les pueda interesar. Y si deseas estar al día de estos artículos y otros contenidos destacados te animo a suscribirte a mi newsletter aquí abajo, para que no te pierdas ninguno de mis posts y contenidos destacados.

 

Namasté

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario. Si continúas navegando aceptas su uso y también nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest